domingo, 18 de mayo de 2014

Embalse de Bolarque I


Siguiendo con los pantanos que tenemos para palear en las cercanías de Madrid, hoy me voy a detener en un tesoro que podemos encontrar en la provincia de Guadalajara. Hablo del pantano de Bolarque, que viene a ser un tramo de río embalsado surtido por las presas del Tajo (embalse de Entrepeñas) y el Guadiela (embalse de Buendía). Si estas 2 presas le aportan el caudal al Bolarque, éste a su vez vierte sus aguas al curso inferior del Tajo por la presa del Salto de Bolarque, una instalación hidroeléctrica que se inauguró a principios del siglo XX. La mayor parte de su recorrido el pantano va encajonado entre las paredes verticales de la sierra de Altomira, formando un paisaje notable.

Voy a hacer un pequeño recorrido por los abundantes rincones que ofrece el Bolarque al visitante, ilustrando el repaso con fotos que he ido tomando en varias rutas. Si os gusta el sitio y queréis visitarlo no olvidéis que se trata de un entorno natural fantástico pero muy sensible, así que procurad que vuestra presencia allí sea totalmente transparente para que el paraje siga igual de bello por muchos años. Otro tema muy a tener en cuenta, si no queremos ser multados, es que hay que contar con los permisos oportunos para navegar en estas aguas

Lo primero el embarque. Al Bolarque podemos entrar con nuestros kayak por varias zonas, yo en las últimas visitas he elegido siempre el embarcadero del Club Náutico que está en el vértice sur de la V que dibuja el embalse.


La zona está bastante transitada en verano, el resto del año muy tranquila. Hace ya bastantes años empezaron a construir un hotel al lado, pero ahora está abandonado. Supongo que se paró la obra por algún tema de permisos.


Desde el embarcadero podemos remontar hacia ambos lados de la V. Si tiramos por la derecha avanzaremos hacia la presa del pantano de Buendía. En este tramo encontramos al poco de salir una ramificación provocada por el arroyo Jabalera. En este brazo hay una zona de playa con chiringuito y si apuramos hasta el final se va reduciendo el cauce hasta que la maleza impide continuar por el estrecho curso del arroyo.


Un par de curvas antes podemos encontrar una cuevecita.





Retomando el camino donde lo dejamos hay un trecho espectacular hasta llegar a la Ermita de los Desamparados.



La ermita está excavada en la pared rocosa y se puede alcanzar también por un camino de tierra. En verano hay un barco turístico que llega hasta aquí.


En el mes de septiembre se celebra la romería de la Virgen de los Desamparados, y bajan la imagen de la virgen hasta la ermita.


 Más allá nos vamos acercando a la presa de Buendía, vamos a pasar un puente y el río se estrecha considerablemente.


La gente viene a escalar por esta zona



En breve subiré otra entrada con el recorrido por la parte opuesta del embalse, que no tiene desperdicio. Para cerrar esta primera entrada de Bolarque dejo un vídeo de la última ruta que hicimos por aquí hace muy poquito, a primeros de Mayo.




4 comentarios:

jjclasicas dijo...

Excelente reportaje. El gran edificio anexo al embarcadero no iba a ser un hotel, sino viviendas privadas de lujo, proyecto inicialmente ejecutado en 1974 por la familia Franco y abandonado a su suerte cuando la salud del caudillo empeoró ese mismo año. Afortunadamente la obra no concluyó, pues el enorme edificio tenía un gran desagüe de resíduos que desembocaba directamente al lago. El edificio no deja de ser la típica obra megalomaníaca de época de dictadura, muy posiblemente ejecutado con dudosa legalidad, tanto medioambiental como urbanística. Saludos.

jjclasicas dijo...

Excelente reportaje. El gran edificio anexo al embarcadero no iba a ser un hotel, sino viviendas privadas de lujo, proyecto inicialmente ejecutado en 1974 por la familia Franco y abandonado a su suerte cuando la salud del caudillo empeoró ese mismo año. Afortunadamente la obra no concluyó, pues el enorme edificio tenía un gran desagüe de resíduos que desembocaba directamente al lago. El edificio no deja de ser la típica obra megalomaníaca de época de dictadura, muy posiblemente ejecutado con dudosa legalidad, tanto medioambiental como urbanística. Saludos.

Un Kayak en la Mochila dijo...

Gracias por el comentario y la información, muy interesante. Saludos

Anónimo dijo...

donde conseguistes los permisos para navegar tengo un kayak hinchable y no se si puedo echarlo al pantano