domingo, 25 de junio de 2017

Packrafting invernal en Riaño

El embalse de Riaño está en León y en el extremo sur de los picos de Europa. Es un embalse de montaña construido en los años 80. Su construcción desató polémica porque varios pueblos del valle (como Anciles) quedaron sumergidos. Uno de ellos, el actual Riaño, fue reconstruido más arriba por encima del nivel del agua. Riaño es uno de nuestros destinos preferidos para las travesías otoñales/invernales porque ofrece al mismo tiempo ciertas particularidades:
- El embalse es una gran masa de agua, lo suficientemente grande como para una travesía de 3 días (incluso 5 si el nivel del agua es alto y se recorre de cerca el perímetro íntegro). Al nosotros vivir en Madrid, el viaje de 4h hasta allí merece la pena porque podemos quedarnos al menos 2 noches.
- Desde Riaño pueblo se pueden montar los kayaks con facilidad en cualquiera de sus playas y/o rampas, a las que se puede acceder en coche.
- Riaño pueblo está en el centro del embalse, que cuenta con 3 grandes ramificaciones. En caso de necesidad (pinchazo, roturas, tormenta, emergencia, etc) es fácil regresar al pueblo. Riaño tiene restaurantes, gasolinera, comercios y nuestra base de operaciones preferida: el hostal Sainz.
- El embalse está enclavado en las montañas  de la parte sur de los Picos de Europa. Esto a su vez nos ofrece los tres alicientes que buscamos en una travesía invernal: nieve y/o frío, un paisaje espectacular conformado por laderas altas a ambos lados, y naturaleza salvaje.
Por todos estos motivos no perdonamos al menos una travesía invernal en Riaño cada año. Aunque cada una de las travesías que hemos hecho ha sido distinta del resto, podemos dividirlas en dos tipos en función del tipo de embarcación que se quiera usar.





La versatilidad y características del packraft las hemos descrito ya en otros posts. Lo interesante esta vez es describir el entorno y las posibilidades que ofrece para travesías anfibias que combinan tramos de paleo en packraft con tramos a pie con la mochila. Partiendo de Riaño pueblo por la mañana (normalmente un sábado), hinchamos el packraft, lo cargamos y paleamos en dirección noroeste un par de horas hasta la orilla opuesta para alcanzar la base de las montañas que queremos recorrer. En esta travesía en packraft se puede bordear una isla y/o pasar por debajo de una carretera elevada por un puente. A medida que se gira al oeste el paisaje empieza a revelarse en toda su amplitud. El Pico Gilbo (1679 m) a la izquierda  flanquea la entrada a uno de los ramales más bonitos del embalse (rutas 2 y 3). Justo antes de llegar a esta entrada se puede girar al norte para desembarcar en el valle que conduce al paso del collado tendeña (ruta 1).

Si nos adentramos por el ramal dejando el Gilbo a la izquierda en dirección oeste, a su vez se abre otro ramal a la derecha que conduce al valle de Anciles, un pueblo ahora sumergido y enclavado a los pies de un desfiladero aun transitable. Solo cuando el nivel del agua está muy bajo, como en el otoño de 2016, se pueden ver las ruinas de Anciles al final del ramal. Desde el final de este ramal se pueden tomar a su vez dos rutas: el camino a través del desfiladero que termina sorteando la montaña por su punto menos elevado (ruta 2); y un camino relativamente fácil de distinguir a través de un hayedo que acaba desapareciendo (tanto el hayedo como el camino) en la base de un paso de montaña a unos 1650 m (ruta 3).

Hay una cuarta ruta, que aun no hemos explorado, a la que se accedería si, en vez de coger el ramal de Anciles, seguimos paleando hasta alcanza el muro del embalse (ruta 4). Muy cerca se encuentra el pueblo de Las Salas, desde el que salen caminos y carreteras

Finalmente, una quinta ruta que se nos ocurrió este otoño partiría de Riaño, pero hacia el este, por el ramal que conduce hasta el pueblo de Burón. Casi al final del ramal, que es más bien un brazo del embalse relativamente ancho, desde la margen izquierda se puede coger un camino que discurre hacia el norte a través de hayedos (ruta 5). Esta ruta es una de mis expectativas para 2017: recorrerla en modo bikerafting llevando una bicicleta de montaña y el packraft.

Cada una de estas rutas tiene sus particularidades, su belleza y sus retos. Vamos a verlas una por una.

RUTA 1 (Riaño - Collado Tendeña - Lois - vuelta) : esta ruta la hicimos por primera vez en el otoño de 2016. Cuando a principios de 2016 paleábamos de vuelta de la ruta 2 observando el panorama, pensamos que el valle del Arroyo Tendeña podría ofrecer una travesía interesante. En noviembre de 2016 salimos de Riaño paleando y alcanzamos la base del valle que conduce al collado del mismo nombre. En seguida se descubre el camino que sube hasta el collado Tendeña que hace de puerto para pasar al otro lado de la montaña. Sobre la foto de satélite parecía haber un refugio en la base del collado, donde en efecto paramos a cocinar algo caliente. El collado tiene unos 1645 m de altitud y un camino relativamente bien delimitado y transitable. No obstante en condiciones meteorógicas adversas y/o con nieve la subida puede se un reto si además se portea una mochila pesada. Las travesías invernales en Riaño no dan margen para aligerar el peso del equipaje: hace frío (temperaturas pueden ser bajo cero), viento (puede levantarse mucho) y llueve y/o nieva (hemos ido allí buscando nieve y cayó 1 metro en una noche). No se puede prescindir de un buen material de acampada, ropa de abrigo, bastones, comida caliente y por supuesto el packraft y el remo. Hay que contar siempre con que incluso la mochila más ligera para una invernal en Riaño va a ser siempre muy pesada.

Una vez sorteado el collado se pasa a la otra cara de la montaña, cuyas condiciones son mucho más benignas a juzgar por el paisaje: un bosque de hayas y robles por donde discurre un camino muy bien conservado. Una vez abajo el camino se junta con otro en una trifurcación en la que se puede elegir ir a la derecha para pasar por Burón y coger la ruta 5; o ir a la izquierda y llegar a Lois. Nostros particularmente fuimos hasta Lois, recorriendo un camino de tierra fácil que conecta los pueblos de alrededor. En Lois se puede hacer noche en alojamientos rurales y, sobre todo, visitar la llamada catedral de la  montaña, una pequeña pero espectacular construcción que el viajero no se esperará encontrar. Nosotros fuimos agasajados por la hospitalidad de un amigo local, quien nos dejó dormir bajo un techo y nos enseñó la catedral en una visita exclusiva. En Lois hay además una Casa del Humo, que es una construcción de madera y adobe con techo de paja en cuyo piso superior la familia que lo habitaba mantenía sin descanso un fuego encendido. El humo servía para mantener el techo de paja y ahuyentar a los ratones que se la comían. Durante años y años de fuegos mantenidos dentro, las paredes y el techo se fueron cubriendo de una costra de alquitrán negro. Junto con la catedral, merece una visita.

Desde Lois se puede volver sobre los pasos de la ruta 1 o seguir al sur para acabar en Salas, que es el inicio de la ruta 4.



Collado Tendeña

Catedral de la Montaña en Lois

Campamento bajo techo en Lois

RUTA 2 (Riaño - Anciles - Valle de Anciles - Collado de Anciles): desde Anciles sale un camino que al principio discurre por un desfiladero y por la margen de un arroyo de montaña. El camino es fácil y está bien delimitado. Es la ruta más asequible porque permite sortear la montaña por su punto más bajo. Es probablemente el camino más practicado en su día para llegar al valle de Anciles. Una vez arriba el camino discurre por una meseta plana encerrada por un cerco de montañas. Finalmente baja hasta el camino que une Burón-Lois-Salas que mencionamos en la ruta 1.

Valle de Anciles en Noviembre de 2016


Valle de Anciles en Febrero de 2015
RUTA 3 (Riaño - Anciles - paso entre Peñas Pintas y Llerenes): es la que más hemos cogido sin duda. Desde Anciles se acaba encontrando un camino a través de un hayedo. Con mucha nieve es fácil perder el camino y acabar subiendo campo a través. No obstante, los hayedos son bosques con una densidad foliar tal que las copas de los árboles no dejan que casi ningún rayo de sol toque el suelo. Por tanto impiden el desarrollo de un sotobosque frondoso. Bajo el único manto de hojas de haya caídas se puede andar relativamente bien incluso si uno se pierde. Basta con seguir subiendo y/o buscar la posición en el GPS del móvil.

Al igual que en la ruta 1, cuando se acaba el hayedo (que no crece más arriba por limitaciones derivadas de la altura) el paisaje se aclara y encontramos un refugio. Desde el refugio se sigue subiendo, esta vez campo a través, por las sendas que abre la fauna salvaje (rebecos y ciervos sobre todo) hasta llegar arriba. Literalmente por caminos de cabras. Es un trecho con bastante inclinación, sin un camino, que nosotros hemos recorrido sólo una vez hasta arriba y con nieve. Arriba la influencia de la altura se nota (temperatura más baja y más viento) y pese a no llevar raquetas ni crampones conseguimos subirlo porque la textura de la nieve permitía abrir agujeros a patadas Y no ibamos cargados (dejamos el equipo junto a los kayaks en la orilla). En una segunda ocasión (cuando cayó 1 m de nieve por la noche) decidimos no subir a la mañana siguiente porque la inclinación es tal que nos pareció conveniente tener otras raquetas más adecuadas y/o crampones y/o saber predecir el comportamiento de la textura de la nieve y saber descifrar el mejor camino sobre ella. Todo esto lo consideramos necesario al llevar con nosotros un macuto cargado al máximo y rondando los 20 kg. Un paso en falso y es fácil irse al suelo.

Vista del ramal de Anciles desde al paso entre Peñas Pintas (1985 m) y Llerenes (1895)




Imágenes del refugio en la base del paso


Final de la transición agua-tierra, estaba nevando



RUTA 4 (Las Salas - Lois / Salamón - Anciles): lo mejor sería combinarla con alguna de las anteriores de modo que la presa sea el inicio del tramo a pie o su punto final donde embarcar para volver a Riaño

RUTA 5: vamos a dejarla para inaugurar el blog con un post de bikerafting!

Si alguien está interesad@ en el recorrido concreto de cualquiera de estas rutas no tien más que ponenrse en contacto con nosotros

A disfrutar de la montaña y del packraft! 

2 comentarios:

Planeta Packraft dijo...

Hola Daniel, tu publicación es genial, nos ha encantado, muchísimas gracias por compartir esta información con la comunidad del packraft. Hemos escrito un pequeña noticia sobre tu artículo en www.planetapackraft.com.
Un saludo.
El equipo de Planeta Packraft.

Daniel de la Puente Ranea dijo...

Gracias SIEMPRE a vosotros por difundir el packraft en España. Un abrazo!