sábado, 8 de julio de 2017

CONSEJOS PARA INVERNALES EN PACKRAFT

- Las excursiones invernales son las mejores: no hay nadie, la fauna se distingue mejor sobre el fondo blanco nevado y los paisajes se tornan más dramáticos. De vuelta a casa se aprecia mejor el valor de las comodidades cotidianas que solemos dar por hecho, por ejemplo una ducha caliente.


- Hay que ir bien equipado. Se puede desatar una tormenta en cuestión de minutos que reduzca la visibilidad a unos pocos metros y haga caer la temperatura en picado debido al viento. Esas condiciones solo duraron unos minutos en nuestro caso en Riaño, pero de haberse prolongado habríamos tenido que montar la tienda allí mismo y haber esperado. Sin tienda ni refugio cercano y localizado puede haber riesgo de hipotermia.


Nuestro plan A fue este refugio de montaña lleno de estiercol de caballo salvaje. No quiero ni imaginarme cual habría sido el plan B :P
- El viaje empieza diseñando la ruta. Hay que conocer el terreno o llevar mapas, en invierno todo es más difícil. No se distinguen bien los caminos bajo la nieve y el perfil de los hitos que nos ayudaban a orientarnos ahora está oculto. Es bueno tener rutas de salida o emergencia. Es recomendable que alguien que no viaja sepa la ruta y el calendario, se puede dejar una nota en el coche por ejemplo. El monte es muy grande para buscar a nadie a ciegas.

En este bosque de hayas es fácil perderse
Ir acompañado ayuda mucho. Yo no suelo viajar solo, Antonio sí, en verano. El invierno es más duro y un compañero es probablemente el mejor equipo de supervivencia posible

- Es recomendable diseñar jornadas cortas y asequibles en invierno: los días son cortos de modo que hay que saber muy bien de cuántas horas de luz se dispone y cuál es el momento límite para montar el campamento. Cualquier imprevisto retrasa toda la jornada en cascada, hay que tenerlo en cuenta si pretendemos meter muchos porteos, saltos de presa o escaladas en una misma jornada.

- Un plan B donde pasar la noche no puede faltar. Nosotros solemos llevar siempre en invierno la tienda de campaña y el saco de relleno sintético. Sirve como plan B si la jornada no se completa y ofrece un refugio de emergencia en caso de tormenta.



El equipaje se planea con tiempo, siguiendo una lista de todos sus componentes que conviene guardar para que pueda ser optimizada. La lista que veis en la foto de abajo tiene los pesos en gramos de cada elemento para poder estimar el peso total del equipaje y/o elegir qué elemento llevar en caso de duda. Hay que empacar en casa para saber si cabe y cómo meterlo dentro de la mochila. Probar el peso y hacer pruebas de cómo se portearía es también conveniene. Todavía estaremos a tiempo de quitar o meter cosas.



-Se puede cargar casi cualquier peso en proa del packraft (sin superar el máximo de 150kg de flotabilidad de la embarcación). Yo llevo mi pesada mochila de 70L cargada para una travesía invernal de 10 días (incluye saco, tienda, ropa, calzado, ropa, etc.) en una bolsa estanca de 100L en la proa y aun así acoplo otra bolsa estanca de 10L para material de acceso inmediato en las paradas y una bolsa de 5L para llevar material accesible durante la travesía.




- Peso del equipaje vs qué llevarse. Es posiblemente de lo que más nos gusta hablar a nosotros: "Te vas a llevar la funda de vivac?" o "Vamos con neopreno o con el cubrepantalón?" Reflexionar acerca de esto ayuda MUCHO a no echar en falta nada durante la travesía y también a no lamentarse de haber traído ese peso extra. Desde mi punto de vista el orden de preferencia podría ser:

0. Packraft + complementos: remo, casco (si es agua brava), chaleco, cable de pala, cubrebañeras, bolsa de hinflado (uno para los dos packrafts), kit de reparación, bolsa estanca donde meter la mochila.
¿Qué mochila elegir y cómo cubrirla? Hay mochilas ultraligeras y estancas de las que se usan para alta montaña: son caras y según los reviews no son precisamente las más ergonómicas para travesías largas, pero sin duda son súper ligeras, estancas y duraderas. Otras opciones estancas más asequibles también están disponibles a menores precios pero con distintas prestaciones sobre todo en términos de capacidad de carga y peso (por ejemplo esta de overboard). En invierno nosotros solemos llevar siempre mucho peso (nos es imposible reducirlo más sin invertir en material más ligero) de modo que hay que plantearse cuántas horas habrá que andar con la mochila y cuál será el recorrido. En nuestro caso suelen ser muchas horas y/o recorridos largos y/o en pendiente. Estas condiciones imponen un buen macuto cómodo con mucha capacidad de carga, aunque pese un poco más. Así que solemos llevar una mochila de montaña de +60 L y una bolsa estanca enorme (la mía es una ortlieb de 100 L). Yo meto la mochila en la bolsa estanca, y este mega bulto se ata a la proa del packraft como muestra la foto de arriba. Es la opción más barata y eficaz (no entra nada de agua si se cierra bien) aunque ciertamente tampoco la más ligera (la bolsa estanca pesa y la mochila también en comparación con una mochila estanca ultraligera) ni la más cómoda (hay que meter y sacar la mochila de la bolsa al principio y al final de cada jornada). En travesías sobre agua calmada se puede usar la típica funda que viene con el macuto (Antonio compró otra y usó ambas para cubrir el macuto entero). Esta segunda opción es más barata y ligera, aunque no es estanca y la mochila al final se moja un poco. En caso de lluvia o agua brava esta opción no sirve.




1. Campamento: tienda, saco, ropa de abrigo seca, incluyendo calzado. Este punto 1 junto con el 0 van a representar el grueso del peso de nuestro equipaje y normalmente ambos son imprescindibles.
* Cómo ahorrar peso en 0 y 1? o bien hay que gastarse dinero en material ligero (que suele mantener la calidad y bajar el peso a expensas de materiales más caros) y/o prescindir de algunos elementos (imposible en algunos casos) y/o llevar prendas que desempeñen varias funciones al mismo tiempo. No se trata de llevar mucha ropa para ir siempre limpios, sino todo lo contrario: usar mucho la misma poca ropa para ir ligero.
*El saco de invierno: la pluma responde mal si se moja, mientras que el relleno sintético pesa y abulta más pero en travesías largas es más fiable que la pluma. Si las travesías son largas la pluma va cogiendo humedad ambiental y pierde propiedades. Hay por supuesto plumas tratadas con protección hidrofóbica que dan buenísimas prestaciones. No obstante pensemos que las travesías invernales de varios días se desarrollan literalmente en el agua, rodeados de nieve en muchos casos, en entornos con alta humedad ambiental y probablemente poco sol y temperaturas bajas. Secar un saco húmedo es difícil. Por eso nosotros llevamos siempre un buen saco de invierno de relleno sintético. El saco siempre va dentro de una bolsa estanca muy  ligera para evitar que se moje si nos llueve o nieva mientras andamos con la mochila a cuestas
* Un buen plumas ultraligero: yo soy una persona más bien friolera porque comparado con Antonio siempre llevo una capa más. Nuestro uniforme oficial es para campamento es: una primera capa térmica de manga larga (yo llevo una segunda capa fina elástica y ceñida de manga larga), una tercera capa que suele ser un forro polar (un ternua polartec power stretch pro), una cuarta capa que es un plumas y un impermeable de goretex o similar como quinta capa. Estas 5 capas se pueden combinar entre sí dependiendo de las necesidades: quitar alguna, sustituir una por otra, etc. Señalo el plumas porque para mí es fundamental: es una prenda hiperligera, muy cómoda, que da un aporte extra de calor, que sirve como almohada y de gran comodidad. Para invernales yo me llevo un Rab electron que hace la diferencia en campamento

2. Ropa de agua (para palear): en entornos de agua tranquila y fácil acceso al kayak es posible que un cubrepantalón, un chubasquero, unas polainas y las mismas botas de montaña hagan bien la función; en el otro extremo, en caso de agua brava y/o necesidad de mojarse en entornos fríos, lo ideal es un traje seco (que nosotros no tenemos!); una opción intermedia son escarpines de bota + neopreno o pantalón estanco + chaqueta estanca.

3. [Ropa de travesía (para  anfibias)] = ropa de campamento + ropa de agua + otros? Esta ecuación resulta de lo FUNDAMENTAL que es llevar prendas que desempeñen varias funciones al mismo tiempo:
- el chubasquero sirve de chaqueta "estanca" de paleo si se usan muñequeras de neopreno y un buen cubrebañera.
- unas buenas mallas térmicas gruesas no pesan nada, sirven de pijama y de ropa de campamento/travesía si se combinan con un cubrepantalón.
- un cubrepantalón para la lluvia (de los que se usan para montar en bici si llueve) es una prenda de espectacular relación funcionalida/precio/peso. Cuesta unos 10-20 euros, lleva reflectantes si es de bici, pesa
- un bañador tipo "turbo" (el fardabolas de toda la vida) sirve como bañador y como ropa interior;
- los bastones de travesía sirven para montar un toldo-refugio improvisado
- y así hasta agotar nuestra imaginación
- En caso de duda, mejor llevarse ropa de abrigo extra, por ej unos calcetines, un plumas ligero y compresible

4. Cocina: comer caliente viene bien, sobre todo en travesías largas. Nosotros llevamos un filtro purificador de agua dulce del tamaño de una jeringa grande para no cargar agua (Sawyer Mini). Un hornillo ligero tipo PRIMUS combinado con una botella de gas mediana es lo mejor (ExpressStove) Un cuchillo de supervivencia bien afilado (para poder cortar leña, afilar puntas, sacar muescas, hacer bastoneo) hace de cuchillo de cocina (Azero Epsilon). La comida liofilizada evita llevar platos pues se come de la misma bolsa. Frutos secos y otras comidas hipercalóricas (dátiles, mantequilla, higos, etc.) son energéticas, ligeras en relación a la energía q aportan, y duraderas. Para no llevar fruta se puede optar por unas pastillas efervescentes de vitaminas soluble, lo cual hace además de zumo por la mañana, y/o por fruta deshidratada como orejones, melocotón, manzana, coco, plátano, etc.

5. Aquí incluyo todo lo que no sea lo anterior. Es una categoría desastre que da pie a llevar objetos realmente importantes y/o a cargar con pesos inútiles. Para mí no pueden faltar unos prismáticos, un cuaderno de notas con un lápiz (los bolis no pintan en mojado), mosquetones ligeros de aluminio, cordino, un botiquín minimalista, una batería para cargar el móvil, el cargador y unas gafas con al menos dos pares cristales (sol y niebla). Para hacer fuego en sitios húmedos un hornillo casero de cera y cartón es infalible. Solía pasear los libros, no los leía, aunque ayudan a hacer fuego si no hay hornillo. Unos bastones de travesía son recomendables  si se carga mucho peso para mantener la estabilidaden entornos con mucha pendiente. Sin ellos ciertos ascensos y descensos serían muy complicados, un mal paso y el peso de la mochila nos llevará al suelo con más facilidad. Los bastones ayudan a estabilizar los ascensos y descensos. Las raquetas son un elemento pesado que hay que llevar sólo si se va a usar. Conocer las condiciones de la nieve a pisar ayuda.

Ahora sólo queda esperar a que vuelva el invierno!

Un abrazo

2 comentarios:

Planeta Packraft dijo...

Felicidades por este magnífico artículo de gran valor. Hemos publicado la noticia en Planeta Packraft (http://www.planetapackraft.com/2017/07/consejos-para-invernales-en-packraft.html?showComment=1499765967987)

Nos gustaría aconsejaros a que probéis la ropa de rejilla, nosotros usamos más concretamente el Woolnet de Aclima (http://www.aclima.no/products/herre/woolnet). Este tipo de prendas se usan mucho en los países nórdicos y los aliados la usaban para combatir el frío en la Segunda Guerra Mundial.
La usamos tanto para remar, debajo del traje seco, como para caminar. Antes siempre pasábamos mucho frío remando.
La razón teórica de su funcionamiento es que cuando mojas la ropa que tienes pegada al cuerpo, el agua tiende a pasar a su estado más estable que es el gaseoso y para eso necesita calorías, esas calorías la saca te tu cuerpo y por eso te enfrías. Este tipo de ropa está menos en contacto con tu piel y separa el resto de las capas, así que se pierdes menos calor para secar tu ropa.

Saludos y gracias por el artículo.

Un Kayak en la Mochila dijo...

Mil gracias, de nuevo, por compartir el artículo, y esta vez además por la sugerencia!
Hemos estado viendo las prendas Woolnet y tienen MUY buena pinta. El hecho de que sea lana merino, caliente sin empapar y sea resistente al olor es una garantía de funcionalidad. Además la marca es noruega, y eso siempre es un plus de cara a productos para travesías en invierno.
Nosotros en la travesía del Navia en diciembre de 2016 pasamos frío en el tramo alto donde había agua brava clase II porque al final uno se mojaba y/o entraba agua en el packraft.
Nos apuntamos la sugerencia y este invierno os decimos qué tal funciona.
Un abrazo!